¿Tu empresa es sostenible?

¿Tu empresa es sostenible?

¿Y por qué me debería importar? ¿Una definición me puede guiar en el camino de la sostenibilidad? 

Uno de los problemas que existe en el mundo de la sostenibilidad es que hay muchas definiciones y presuposiciones, las cuales nos pueden confundir bastante, y lo cual también tiene un impacto en cómo definimos si una empresa es sostenible o no.

En este artículo no pretendemos tener la respuesta. Sin embargo, te queríamos compartir cómo definimos la sostenibilidad nosotras. Y creemos que esta definición te ayudará a analizar si tu empresa es sostenible (o si va en buen camino) y medir mejor el impacto y progreso que estáis teniendo, lo cual os permitirá crear un plan estratégico, o al menos os puede guiar para empezar a tener estas conversaciones a nivel interno y tomar en consideración la sostenibilidad desde diferentes perspectivas. 

La base científica de la definición que vamos a usar

El Instituto de Tecnología de Blekinge, Suecia, desarrolló una definición de sostenibilidad basada en principios científicos, conocidos como los “Principios de sostenibilidad” (Sustainability Principles). Estos principios ponen de manifiesto las condiciones indispensables para desarrollar una cultura de sostenibilidad

→ En lugar de especificar qué debemos hacer con tal de ser sostenibles, nos ayuda y nos guía a entender unos principios que ninguna sociedad, comunidad ni empresa debería vulnerar con tal de poder seguir existiendo y ser resilientes a largo plazo. 

Simplemente nos parecería imposible hacer una lista de todo lo que tendría que estar haciendo una empresa, podría ser infinita y se convertiría en algo prescriptivo. Con tal de que podáis inspirar creatividad e innovación al establecer estas prácticas de sostenibilidad, los principios están formulados en negativo para que tengáis establecidos unos límites y filtros de lo que tu equipo o empresa no debería estar haciendo. 

¿Por qué es relevante para mi empresa? 

Ese el encanto que tiene esta definición de sostenibilidad: permite sacar el espíritu innovador y creativo de nuestros equipos. Los principios de sostenibilidad no son una regla a seguir. Hay miles de combinaciones que podemos desarrollar para crear un futuro más sostenible. Es por ello que creemos que usar estos principios de sostenibilidad tienen gran potencia para promover la innovación y establecer vuestra ventaja competitiva

Dado el propósito de este artículo, no queremos presentar una lista de diversos retos socio-ambientales a los que nos enfrentamos. Pero creemos que es importante reconocer el hecho de que nuestra actividad económica puede contribuir (o no) a reforzar un sistema económico que no nos está funcionando y que no se adapta a la realidad del siglo XXI. Debemos entender que son problemas que hemos diseñado y desarrollado nosotros, a menudo sin darnos cuenta. Pero esto también nos ayuda a entender que podemos prevenir impactos negativos a través de nuestras decisiones empresariales. Que además nos ayudará a crear culturas más resilientes a futuras crisis. Por lo que, aunque tu equipo o empresa todavía sea un poco escéptica sobre los modelos sostenibles, sí creemos que es una oportunidad económica que no se puede ignorar

Entonces ¿Cuáles son los principios de sostenibilidad? 

Ya sea nosotras trabajando con tu equipo o simplemente para que tengáis un marco de referencia para empezar a tener estas conversaciones a nivel interno, os recomendamos analizar y cuestionar las siguiente 8 áreas que podrían estar siendo vulneradas. Las primeras 3 son desde una perspectiva ambiental y las otras 5, desde una perspectiva social y cultural. Como veréis pueden sonar como conceptos bastante técnicos. Pero los acompañamos de ejemplos para hacer que sean más fáciles de seguir.

Las 8 principios de sostenibilidad que mencionamos a continuación son el reflejo de lo que no deberíamos estar haciendo:

  1. Introducir sustancias de la litosfera a la biosfera y utilizarlas de forma que sistemáticamente se incrementan las concentraciones de estas substancias. Un ejemplo sería que nuestra actividad comercial dependiese de energías no renovables o combustible fósil, lo cual contribuiría a un incremento continuado de nuestra huella de carbono. 
  2. Producir sustancias tóxicas e incrementar su concentración en la biosfera, como podría ser un aumento constante de los plásticos y residuos que generamos a través de nuestra actividad y que además no se realice la separación correcta de los residuos para su posterior reciclaje. 
  3. Degradar nuestra biosfera por medios físicos de forma sistemática. Por ejemplo, que nuestro menú de restaurante dependiera de la sobrepesca o que nuestro negocio contribuyese a la degradación de nuestra biodiversidad, como podría ser el caso de barcos comerciales que no evitan fondear en la Posidonia.
  4. Exponer a las personas a condiciones que puedan impedir el cuidado de su salud. Aunque nos vengan a la mente las opciones más obvias a nivel de peligro físico, como podría ser el caso de tener condiciones laborales peligrosas en el sector de la construcción, nos gustaría sacar a la luz los ejemplos que no siempre tomamos en consideración: vulnerar la salud mental y emocional de personas en nuestro equipo de forma continuada, por ejemplo a través de un alto nivel de presión y estrés o no respetar el tiempo de descanso semanal de manera regular. 
  5. Impedir o dificultar la participación de todos los miembros que forman parte de tu equipo. Por ejemplo, como ocurre a menudo en culturas del sur de Europa, dejar de lado o no tomar en consideración las opiniones de personas más jóvenes o contar con estructuras verticales. 
  6. Dificultar el desarrollo de competencias y habilidades de las personas que trabajan en tu departamento o empresa. Por ejemplo, no ofrecer oportunidades de desarrollo, aprendizaje o progreso en el puesto de trabajo. 
  7. Fomentar prácticas que no representen un trato imparcial con las personas. Por ejemplo, de manera habitual, no tratar a un perfil de personas de forma neutral, como podría ser por prácticas discriminatorias, tanto a nivel interno como en los procesos de selección. 
  8. Dificultar o impedir que las personas puedan desarrollar un significado y propósito personal y profesional, como puede ser cuando no se fomenta el trabajo en equipo, o si no se genera una visión compartida en la organización. 

Si tienes curiosidad por entender la sostenibilidad a través del prisma de estos 8 principios de sostenibilidad, pero no estás seguro de cómo pueden encajar en tus objetivos de negocio o en tu puesto de trabajo, te animamos a que continúes leyendo. Especialmente si te preguntas cómo podemos estar hablando de sostenibilidad, sin tener en cuenta la sostenibilidad económica. Y estamos completamente de acuerdo contigo. 

La sostenibilidad social, ambiental y económica están interrelacionadas y deben de ir de la mano para que sean realmente sostenibles. Por ello, desde (Ma) trabajamos en el concepto de la Sostenibilidad Rentable y creemos en un modelo económico que utiliza los recursos de forma eficiente y sostenible para cumplir con las necesidades de la sociedad. 

Aunque la transición hacia otra economía parece algo del futuro os queremos compartir dos motivos por los que animamos a que tu empresa sea pionera: 1) No nos va a quedar otra, tarde o temprano nos va a tocar a todos el cambio de modelo; 2) Puedes desarrollar una cultura innovadora que se adapta fácilmente a los cambios y sirve como inspiración a otras empresas, lo cual os posiciona como empresa respetable e innovadora. 

8 preguntas para los 8 principios de sostenibilidad

Por ello, a continuación os proponemos una lista de 8 preguntas sobre acciones que no vulneran los principios de sostenibilidad, sino que fomenta prácticas sostenibles.

  1. ¿Cómo podría mi empresa transicionar al uso de energías renovables?
  2. ¿Nuestros productos y servicios pueden tener un ciclo de vida circular, en lugar de seguir un modelo de usar y tirar?
  3. ¿A través de nuestra actividad podemos proteger nuestro entorno natural?
  4. ¿Cómo puedo fortalecer la salud mental de las personas en mi equipo para incrementar su resiliencia y bienestar? 
  5. ¿Cómo puedo garantizar que todas las personas participan activamente en la creación de un valor compartido en la empresa? 
  6. ¿Cómo puedo asegurarme de formar a mi equipo de forma regular? 
  7. ¿Cómo podemos crear una cultura más inclusiva?
  8. ¿Cómo podemos generar un propósito sostenible con tal de que nuestra comunidad se sienta parte de algo más grande, que contribuye a la creación de valor en la sociedad? 

Esperamos que este artículo te ha creado intriga y curiosidad por seguir indagando en el mundo de (Ma) y en el mundo de la sostenibilidad. Y si quieres saber más siempre estamos encantadas de conocer más sobre vosotrxs, vuestras empresas y retos a los que os enfrentais. Estamos aquí para apoyarte en el camino. #ThinkMa

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

don't worry
share happy

comparte ahora

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Contacta con nosotros

X
X
X